ETERNIDAD

0

No podríamos comenzar a hablar de nada, sin antes mencionar el tema más importante para el ser humano, este es la Eternidad, porque aunque usted no crea, todos somos eternos, no nuestro cuerpo, que se va deteriorando y al que por supuesto casi nunca cuidamos como debemos, si no nuestra alma.

Entiendo que muchos lectores, puedan pensar distinto y que su pensamiento esté lejos de Dios, porque en realidad, todo esto lo podemos entender solo por fe (sin mencionar ninguna religión), pero lo invito a finalizar la lectura y luego ponga todo en la balanza.

Cuando hablamos de eternidad, nos referimos a permanencia en el tiempo a pesar del entorno y las circunstancias, porque uno podría estar disfrutando del momento sin querer que nunca se terminara o podría estar con tantos problemas que quisiera que ya todo termine, pero no termina y al otro día es igual, y el siguiente también, y así sería disfrutar o sufrir permanentemente.

Esto que acabamos de describir con ejemplos tan simples, es lo que Dios nos dice que es la eternidad.  Disfrutar o sufrir eternamente después de nuestra vida en la tierra.

Nuestra naturaleza, nos aleja de Dios y lejos de Dios, solo podemos esperar sufrimiento, seguramente está pensando en que usted no cree en Dios o está lejos de Él y le ha ido bastante bien, tiene un buen trabajo, linda familia, bienes que puede disfrutar, y no ha necesitado de Dios, pero yo le hablo de cuando todo termine, porque la vida es solo un breve momento que no sabemos cuándo finalizará “No te jactes del día de mañana; Porque no sabes qué dará de sí el día.” (Proverbios 27:1).

Lo importante en todo esto, no es lo que estudiemos, ni cuánto ganemos, ni dónde vivamos, “Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?” (Marcos 8:36), lo importante es, ¿dónde pasaremos nuestra eternidad?, ¿cerca de Dios o lejos de Él?

Para disfrutar de ella y estar cerca de Dios, debemos creer y arrepentirnos.

Creer que Jesús murió y resucitó, y que ese sacrificio es suficiente, “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8).

Arrepentirnos de lo que hemos hecho en contra de Dios, la Biblia lo nombra como pecado, y eso nos separa inevitablemente de Dios “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos (fuera) de la gloria de Dios” (Romanos 3:23).

El único camino para llegar a Dios es Cristo “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”. (Juan. 14:6), y nada de lo que hagamos logrará siquiera acercarnos a Dios, solo Jesús.  “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito (Jesús), para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. (Juan 3:16).

Si decide querer pasar su eternidad cerca de Dios, dígale con sus propias palabras, que cree en Jesús y que se arrepiente de sus pecados, Él verá la sinceridad de su corazón y sus palabras.

POR : RICARDO NORAMBUENA

 

BookStudy